Tres Puntos Tres Canas Incontables Sonrisas

Juvenil A


23/12/2013

Tres puntos, tres canas, incontables sonrisas

A.D. Torrejon C.F. A - JUVENIL A


Resultado: 1 - 2

Fecha: 21/12/2013

Hora: 11:00

Estadio: Torrejon (Las Veredillas)

El Juvenil A consigue tres puntos valiosísimos en el último partido de 2013 en su visita a Torrejón.

No es fácil ningún partido, en ningún campo, frente a ningún rival. Partiendo de eso, que es la base de cualquier deporte a cualquier nivel, no venía el Juvenil A en las mejores circunstancias para afrontar su último desafío de 2013 -una visita al Torrejón, que venía de una más que buena racha de partidos- ya que la derrota de la semana pasada aparte del vacio de puntos había dejado un importante número de bajas y el sentimiento herido.

El Colmenar llegó a Torrejón obviando todo eso. Aquí y ahora. Hoy. Nosotros. Por nosotros y por vosotros. A las once de la mañana del sábado, en el precioso campo de Las Veredillas, nada de eso importaba ya. Y el equipo serrano, por qué no decirlo, comenzó mandando sobre el tapete. Buena circulación de balón, dominio del centro del campo, Mansilla y Ventura amenazando por banda mientras Carlos Forcano bregaba con el centro de la zaga rival abriendo espacios. Y hacia el minuto 20, Edu se quitó el traje de central juvenil para enfundarse el frac de Xabi Alonso o el casco de Peyton Manning, y cruzó más de 50 metros un balón a la espalda de la defensa. El portero rival dudó en su salida, y Mansilla se graduaba en la categoría, controlando el balón y anotando desde una posición tan escorada como difícil, que requería de alguien tan técnico como el que nos ocupa para poder llegar a buen puerto. Gol. Touchdown. Sonrisa. Llámenlo como quieran. Los acontecimientos parecían indicar que efectivamente iba a ser una maravillosa mañana de fútbol. Y para una maravillosa mañana de fútbol, evidentemente es necesario un rival competitivo. Tal fue el caso.

El gol de Mansilla espoleó al conjunto local e hizo que estos se metieran en el partido, comenzando a acercarse cada vez más, cada vez con más peligro a la meta defendida por el capitán Duri. Y tanto fue el cántaro a la fuente que acabó por romperse en un córner, poniendo las tablas en el marcador. Pese a algún susto aislado y el inicio del Concierto para silbato en Re Menor, el resultado no sufrió alteración ninguna hasta el descanso.

Tras la reanudación, al encuentro se le puso aspecto de cualquier cosa menos de postal navideña. El sol brillaba en el cielo de Torrejón y sacaba a relucir la competitividad de ambas escuadras: cada balón suponía un reto para cada contendiente, y quedaba claro que el que quisiera llevarse tres puntos más que el rival tendría que ganar todos y cada uno de los duelos importantes. Y ahí, perdonen que me levante para pronunciar estas palabras, el Juvenil A no tiene una carpeta con argumentos, tiene siete archivadores y un par de discos duros. Pongamos a Alex Ventura. Pongamos a su velocidad y su control del esférico. Pongamos que arranca a correr y levanta hasta la pintura blanca de las líneas. Pongamos que la única manera de detenerle fue con un penalti. Pongamos su disparo potentísimo. Pongamos que de repente el trabajo de tanto entrenamiento, las palizas de ir y venir en autobús, los días en los que esos laterales no me dejan vivir a base de patadas…todo cobra sentido. Ponga usted un gol en el casillero, Ventura. Pongamos que el Colmenar se ponía por delante en el minuto 80.

El Torrejón terminó de venirse arriba acuciado por el tiempo y pocas jugadas después, llegaba otro momento importantísimo, quien sabe si para el devenir de la temporada, pero seguro determinante para la finalización del partido. En el minuto 85, el árbitro señalaba el punto de penalti del área colmenareña. Los accionistas de Just for Men y demás tintes capilares tienen un filón con esto del fútbol, querido lector. Duri volvió a ejercer de maestro de ceremonias y decidió que él como capitán colmenareño no iba a ser menos que sus compañeros, y también ganaba su duelo más importante del partido con una formidable estirada a su izquierda. Pero con aún minutos por delante, el partido comenzó a durar más que un traje de pana. Con ingredientes de todos los géneros: se reclamaron penaltis en ambas áreas, llegó la expulsión de un jugador colmenareño en pleno apogeo de ese Concierto en Re menor antes mencionado y se sufrió para que la llama no alcanzara el barril de pólvora. Y vaya si se consiguió.

Efectivamente, la de este sábado 21 de Diciembre fue una mañana preciosa de fútbol. Un estadio bonito y cuidado, un club anfitrión que nos recibió maravillosamente bien, buen tiempo, un rival competitivo y una victoria que nos recordó cómo en el fútbol -a veces tan áspero, tan exigente, tan sacrificado- a veces esa inversión, esas canas merecen muy mucho la pena. Y hay que estar agradecido porque en el mundo hay gente que hace todo esto posible. Jugadores, entrenadores, padres, gente que emplea o ha empleado muchos años su tiempo y esfuerzo desde dentro de los clubes para que todo valga la pena. Y lo consiguen.

Las incontables sonrisas en el autobús de vuelta dieron buena fe de ello.

Jugaron: Duri, Marlon, Rober, Edu, Sarri (Asier), Alex Gil, Julián, Diego (Joaquín), Alex Ventura, Mansilla (Pablo Botey), Carlos Forcano (Adrien).

Y Felices Fiestas a todos los que estéis leyendo estas líneas.    

Accede a la Web solidaria

Patxietxea es una web solidaria, que permite a través de la compra de libros, fotografías y otros objetos, donar el 100% de los beneficios a quienes más lo necesitan, eligiendo la ONG o proyecto que tú decidas en el momento de la compra.

CARGANDO... POR FAVOR ESPERE