Recuerdos De Un Dia De La Madre

1er Equipo


08/05/2017

Recuerdos de un día de la madre

C.D. Futbol Tres Cantos A - 1ER EQUIPO


Resultado: 1 - 1

Fecha: 07/05/2017

Hora: 11:30

Estadio: Tres Cantos (Foresta)

Los primeros equipos del CDF Tres Cantos y la AD Colmenar Viejo saldaron su particular derbi de la 607 con un empate a un gol. En un partido que hizo vibrar a una grada poblada de aficionados de ambos conjuntos.

Amaneció soleado este domingo 7 de Mayo de 2017, con el astro rey invitando a todos a disfrutar de un domingo pleno de experiencias y sensaciones. Eran las 9:30 de la mañana y mientras en el Alberto Ruiz los veteranos del club disputaban su partido, comenzaban a aparecer los primeros miembros de la expedición franjirroja que en apenas minutos partiría hacia Tres Cantos para disputar un encuentro de esos grabados a fuego en los calendarios. Cuando yo llegué, me encontré con el jefe de expedición, el hijo mayor de María del Carmen, en la puerta del estadio. Nos dirigimos hacia los pasillos interiores, esos fogones generalmente bulliciosos que los domingos por la mañana son escenario de una tensa calma, a la espera de futbolistas que les den vida y sueños a los que dar contexto. Cuando llegamos hacia la zona de utillería, ya estaban con todo preparado el pequeño de Matilde y el hijo de la Mari, quien revisaba la bolsa una y otra vez, lo que provocaba el pequeño enfado de los utilleros, y la sonrisa del resto de presentes. Con todo en orden, apareció el hijo de la Francesa para coger su botiquín antes de iniciar la marcha, por lo que salimos al encuentro de los jugadores, deseosos todos de pisar ya el césped de Foresta.

La llegada a Foresta también tuvo sus anécdotas, como el rodeo que dio el hijo mayor de Celia quien tuvo que ir a hacer un cambio de sentido al Goloso por culpa de un gps traicionero. Golosos también fueron los aplausos que recibió su incorporación al grupo en la puerta del estadio tricantino, todo sea dicho.

Prácticamente todo el equipo estaba reunido, cierto es que con algunas ausencias entre otras la del pequeño grandullón de la señora Mery, cumpliendo con sus labores de scout, o la del pequeño de Merche, el entrenador de porteros, con otros compromisos futbolísticos.

Eran ya las diez y veinte de la mañana y en solo 70 minutos el balón echaría a rodar. Cada equipo se dirigió a su vestuario, para iniciar los rituales previos al partido. El zorro de "El principito" decía a su amigo que "si me dices que vienes a las cuatro, desde las tres estaré feliz". Y con el fútbol pasa un poco igual. Si se presenta un gran choque, se empieza a vivir una hora antes, si no más. Y este domingo se empezaba a palpar. Recuerdo ver al hijo mayor de Auri con un gesto de concentración máxima pese a no poder vestirse de corto, o la sonrisa sincera del predilecto de Lola (que precisamente venía de llevarla a una carrera de la mujer) o del hijo de Gema al encontrarse con sus compañeros, así como la atención a cada detalle del futbolista de la Carmen, quien pese a tener su operación a tres días vista estaba más pendiente de los detalles que de la melancolía. Cosas de magos (sabes que estamos contigo!).

Pasó el calentamiento dirigido por el pequeño de Matilde y en un abrir y cerrar de ojos llegó el inicio del partido. Y lo hizo con el Colmenar deseoso de retomar el partido donde había quedado tras el pitido final del encuentro de ida, entre ceja y ceja y entre pase y pase. Estos primeros compases vinieron marcados por un ligero tono monocromático que tendía al rojo franjiblanco del visitante, ante el cual el conjunto local permanecía agazapado buscando dar el zarpazo a la contra.

La construcción del Colmenar recaía en el pequeño de Nieves, el chico de la Loli y uno de los tantos Castillo de la señora Paqui, quienes movían el balón buscando la opción clara de pase sobre la que construir una jugada de cierta entidad, para lo que contaban además con el pequeño de Maribel y, oh capitán mi capitán, el primogénito de Toya tratando de ayudar en la generación de esos huecos. Ante la dificultad para avanzar hacia zonas de vanguardia, el Colmenar trató de sondear nuevos territorios por el costado izquierdo, con el pequeño de Virginia amenazando con esa fusión de velocidad y potencia marca de la casa, mientras que por la derecha, el mayor de Eva se asociaba con los compañeros tratando de buscar el contacto con los delanteros. Bastó con que saltara el chispazo para que llegara el primer tanto de la mañana, tras algún aviso tímido, el Colmenar recuperó un balón en la zona de creación tricantina y lanzó una voraz contra que acabó con el hijo de Toñi encarando a su par en velocidad, para poner el balón al corazón del área, donde el defensor desvió este de su trayectoria y poner el 0-1 en el luminoso además de la sonrisa en las caras de la numerosa parroquia franjirroja desplazada hasta Foresta. Detalles muy agradecidos.

El tanto no espoleó al Tres Cantos, puesto que su actitud estaba resultando 100% adecuada al partido, pero sí que supuso un punto y aparte en su rol dentro del encuentro. El conjunto blanco tiró de casta y empuje tratando de acercarse hasta los dominios del pequeño de Alicia, cada vez con más efectivos, pese a la contundencia con que la defensa colmenareña protegía el fuerte. La mejor ocasión para los tricantinos llegó en un saque de esquina cuyo remate por parte de uno de los centrales locales salió desviado.

Un gran susto del que el Colmenar se recuperó tan rápido como consiguió restablecer las comunicaciones con su pareja de delanteros: El hijo de Charo comenzó a aparecer cada vez por una zona distinta con acciones más electrizantes, mientras que el pequeño de Elena no solo se imponía en la batalla aérea sino que dispuso de una gran acción volcado al costado izquierdo que acabó suponiendo la primera opción a balón parado para los visitantes. Y en esa acción de nuevo todos con el corazón en un puño, puesto que el chut del hijo de Toñi llevaba márchamo de gol, pero fue repelido de manera majestuosa por el guardameta local.

El partido no terminaba de enseñar la patita por debajo de la puerta, pero diremos, para no convertir esta crónica en un puñado de ocasiones recopiladas, que ambos guardametas se mostraron tan decisivos como el que más en este encuentro. El pequeño de Alicia solventó con maestría la mejor tentativa tricantina hacia su portería mientras que su homónimo por parte local volvió a arrancar aplausos tras desviar a córner un obús de uno de los tantos Castillo de la señora Paqui, quien conectó un sensacional derechazo desde fuera del área.

Con el consabido 0-1 se llegó al descanso y tras su reanudación, el CDF Tres Cantos acabaría logrando el empate, con una mezcla perfecta de empuje y calidad técnica, puesto que tras una sucesión de varios lanzamientos de esquina, uno de los rematadores locales logró zafarse de su vigilancia para anotar el empate con un testarazo, dando paso a un nuevo partido pero en el que el Colmenar tenía muy presente que sería algo más que un mero testigo de lo que ocurriera. El equipo rojo dio un paso adelante y, como el que se pone el mundo por montera, no solo mantuvo su fenomenal nivel en los duelos individuales, sino que comenzó a buscar que fuera el factor colectivo el que pudiera decantar la balanza.

El primer jab colmenareño en este segundo acto llegó tras un robo del hijo de Charo, quien encaró y superó al defensor, pero este logró zancadillearle en el borde del área, minimizando una acción de alerta roja que quedó en forma de puntos suspensivos al borde del área. En el saque de esta falta, el hijo de Toñi sacó un nuevo obús hacia la portería del equipo anfitrión, que de nuevo fue repelida en brillante escorzo por el guardameta del Tres Cantos. El Colmenar se encontraba a gusto en el encuentro, y aumentaba exponencialmente su peligro cada vez que el chico mayor de Eva se asociaba con el primogénito de Toya por el costado, generando superioridades que se traducían en llegadas al área. Además, por allí seguían rondando, tanto el pequeño de Maribel como el de Elena, a los que les basta medio segundo de ventaja para pisar el acelerador futbolístico. Buena prueba de ello fue una jugada por el carril del 10 en la que el primero de ellos se asoció con el chico de Charo para pisar el área y lanzar un pase al corazón del área donde le esperaba el pequeño de Elena, pero el balón acabó en córner. En esta jugada además se lesionó uno de los jugadores rivales, al que le deseamos una pronta recuperación.

Con el partido entrando ya en su particular Season Finale, el Colmenar decidió dar entrada al mediano de Belén y al niño de Marisa, quienes pese al escaso tiempo restante generaron algún quebradero de cabeza al conjunto local. Junto a ellos se habían estado preparando para entrar en acción como revulsivos junto al hijo mayor de Araceli y al de Ascen. Tanto ellos como el starboy e hijo mayor de Evelyn no cejaron de animar a sus compañeros desde fuera, en una recta final que trajo consigo opciones para ambos conjuntos, provocando ese silencio del que una vez nos habló Iniesta. Primero, en la portería visitante, cuando uno de los delanteros locales dispuso de un mano a mano con el pequeño de Alicia en el que este logró poner a buen recaudo y bajo siete llaves el punto con el que contaban los colmenareños. E instantes después, una falta en el centro del campo trajo consigo el último remate del equipo de la franja, pero este salió desviado.

Finalmente, el señor colegiado decretó el final de la contienda haciendo oficial el reparto de puntos entre ambos equipos, quienes se saludaron con deportividad en un domingo día de la madre en el que tanto este cronista, el hijo de la Isabel (una madre no se cansa de esperaaar), como todos los jugadores y técnicos de esa caseta queríamos tener este detalle con todas ellas. Por supuesto incluyendo a Vanesa, Yolanda, Virginia y Lidia que son las que nadie ve cuidar a nuestras criaturas mientras nosotros, todos, soñamos con partidos perfectos.

Gracias por tanto tantas veces, Mamás!

Jugaron: El pequeño de Alicia, El Mayor de Eva, el pequeño de Virginia, El pequeño de Nieves, el chico de la Loli, Uno de los tantos Castillo de la Señora Paqui, el primogénito de Toya, El pequeño de Maribel, el hijo de Toñi (sustituido por el mediano de Belén), El hijo de Charo (sustituido por el niño de Mercedes), y el pequeño de Elena. 

Clasificaciones


Accede a la Web solidaria

Patxietxea es una web solidaria, que permite a través de la compra de libros, fotografías y otros objetos, donar el 100% de los beneficios a quienes más lo necesitan, eligiendo la ONG o proyecto que tú decidas en el momento de la compra.

CARGANDO... POR FAVOR ESPERE